Servidores de los enfermos

 

Un código para el cultivo de de buenas prácticas en el trato con los enfermos.

 

MANDAMIENTOS DE LOS SERVIDORES DE LOS ENFERMOS

  1. Honra la dignidad y sacralidad de mi persona, imagen de Cristo, por encima de mi fragilidad y limitaciones.
  2. Sírveme con amor respetuoso y solicito: con todo tu corazón, con toda tu inteligencia, con todas tus fuerzas y con todo tu tiempo
  3. Cuídame como tu quieras ser atendido, o como lo harías con la persona mas querida que tengas en el mundo.
  4.  Se voz de los sin voz: hazte defensor de mis derechos, para que sean reconocidos y respetados.
  5. Evita toda negligencia que pueda poner en peligro mi vida o prolongar mi enfermedad.
  6. No frustres mi esperanza con tu afán e impaciencia, con tu falta de delicadeza y de competencia.
  7. Soy un  todo, un ser integral: sírveme así.
  8. No me reduzcas a un número o una historia clínica, y no te limites a una relación puramente funcional.
  9. Conserva limpios tu corazón y tu profesión: no permitas que la ambición y la sed de dinero lo manchen.
  10. Preocúpate por mi pronta mejoría; no olvides que he venido al hospital para salir recuperado lo antes posible.
  11. Comparte mis angustias y sufrimientos: aunque no puedas quitarme el dolor, acompáñame. Me hace falta tu gesto humano y gratuito que me hace sentir alguien y no algo, o un caso interesante.

 

Y… cuando hayas hecho todo lo que tienes    que hacer, cuando hayas sido todo lo que     debes ser.. No olvides darme las gracias.